Desde mayo de 2019, todos las empresas están obligadas a registrar la jornada de sus trabajadores. La ley lleva siete meses en marcha y la Inspección ya ha sancionado, con 1.000 euros de media, a más de cien negocios que incumplían el control horario.

 

Ver artículo